ORACION ANTES  DE MISA

ORACIÓN A LA VIRGEN MARÍA ANTES DE LA MISA

. O Santísima Virgen María, Madre de la ternura y de la misericordia. Yo, un miserable pecador e indigno, vuelo a ti con todo el afecto de mi corazón y suplico tu amor maternal, que, al igual que estuviste con tu más querido hijo, mientras Él colgó en la Cruz, así, en tu bondad, quieras quedarte junto a mí, pobre pecador, y que todo sacerdote quien hoy este ofreciendo el sacrificio, aquí y a través de toda la Santa Iglesia, así, con tu preciosa ayuda podamos ofrecer una digna y aceptable oblación a la vista de la más alta e Indivisa Trinidad, Amen.

ORACIONES DESPUES DE MISA

CONSAGRACIÓN AL CORAZÓN INMACULADO DE MARÍA

Querida Madre y Reina de los Apóstoles, en tus manos hago una solemne consagración total de todo mi ser, todo lo que tengo y lo que soy, mi pobreza y debilidad, mis dones y mi ministerio, mi deseo de santidad, mi celo por nuestro carisma y por almas, y mi voluntad entera y futuro, que tu hagas dentro de mí y de mi alrededor lo que quieras, que juntos podamos saciar la Sed de Tu Hijo. Amén.

IRRADIAR A CRISTO

Querido Jesús, ayúdame a esparcir tu fragancia dondequiera que yo vaya. Inunda mi alma con Tu Espíritu y Vida. Penetra y posee todo mi ser, tan completamente, que mi vida sólo sea un resplandor de la Tuya. Brilla a través de mí y permanece tanto en mí, que cada alma con la que tenga contacto, pueda sentir Tu presencia en mi alma. ¡Permite que, al mirarme, no me vean a mí, sino solamente a Ti, Jesús! Quédate conmigo y así podré comenzar a brillar como Tú brillas, a brillar tanto que pueda ser una luz para los demás. La luz, oh, Jesús, vendrá toda de Ti; Ni uno solo de esos rayos será mía. Serás Tú quien brille sobre los demás a través de mí. Déjame alabarte de la manera que Tú más amas, brillando sobre aquellos que me rodean. Permíteme predicarte aun sin predicar, no solo con palabras, sino con mi ejemplo, con la fuerza que atrapa, con la influencia compasiva de lo que hago, con la evidente plenitud del amor que mi corazón siente por Ti, Amén.

ORACIÓN POR LA PAZ

Señor, haz de mí un instrumento de tu paz:
que donde haya odio, ponga yo amor;
donde haya ofensa, ponga yo perdón;

donde haya discordia, ponga yo armonía;
donde haya error, ponga yo verdad;

donde haya duda, ponga yo fe;
donde haya desesperanza, ponga yo esperanza;
donde haya oscuridad, ponga yo luz;

donde haya tristeza, ponga yo alegría.

Señor, haz que no busque tanto ser consolado sino consolar; ser comprendido sino comprender; ser amado sino amar. Porque es olvidándose que se encuentra uno a sí mismo. Perdonando que somos perdonados. Muriendo que uno se despierta a la Vida Eterna, Amén.  (San Francisco de Asís). 

HAZNOS DIGNOS SEÑOR (Oración del  Papa  Pablo VI)

Haznos dignos, Señor, de servir a nuestros hermanos que viven y mueren en hambre y en pobreza, por todo el mundo. Dales, a través de nuestras manos, el pan de cada día, y por nuestro amor comprensivo, dales paz y alegría, Amén. (Papa Pablo VI).

ORACIÓN AL INMACULADO CORAZÓN DE MARÍA

Inmaculado Corazón de María, Causa de nuestra Alegría, bendice a todos tus Misioneros de la Caridad, y ayúdanos a hacer todo el bien que podamos; mantennos en tu Purísimo Corazón, y complacer así a Jesús, a través de ti, en ti y junto a ti.

 

Inmaculado Corazón de María, Causa de nuestra alegría, Ruega por nosotros.

Querida Santa Madre Teresa de Calcuta,

Ruega por nosotros. Amén