ORACIONES COMUNES

CREDO DE LOS APOSTOLES

Creo en Dios Padre Todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra. Creo en Jesucristo su Único Hijo, Nuestro Señor, que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo. Nació de Santa María Virgen, padeció bajo el poder de Poncio Pilatos, fue crucificado, muerto y sepultado, descendió a los infiernos, y al tercer día Resucitó de entre los muertos; subió a los cielos y está sentado a la derecha de Dios Padre, Todopoderoso. Desde allí ha de venir a juzgar a vivos y muertos. Creo en el Espíritu Santo, la Santa Iglesia Católica, la comunión de los Santos, el perdón de los pecados, la Resurrección de la carne y la vida eterna. Amén.

 

CREDO NICENO

 

Creo en un solo Dios, Padre Todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra, de todo lo visible y lo invisible. Creo en un solo Señor, Jesucristo, Hijo Único de Dios, nacido del Padre antes de todos los siglos: Dios de Dios, Luz de Luz, Dios verdadero de Dios verdadero, engendrado, no creado, de la misma naturaleza del Padre, por quien todo fue hecho; que por nosotros los hombres, y por nuestra salvación bajó del cielo, y por obra del Espíritu Santo se encarnó de María, la Virgen, y se hizo hombre; y por nuestra causa fue crucificado en tiempos de Poncio Pilatos; padeció y fue sepultado, y Resucitó al tercer día, según las Escrituras, y subió al cielo, y está sentado a la derecha del Padre; y de nuevo vendrá con gloria para juzgar a vivos y muertos, y Su Reino no tendrá fin. Creo en el Espíritu Santo, Señor y dador de vida, que procede del Padre y del Hijo, que con el Padre y el Hijo recibe una misma adoración y gloria, y que habló por los profetas. Creo en la Iglesia, que es una, Santa, Católica y Apostólica. Confieso que hay un solo bautismo para el perdón de los pecados. Espero la resurrección de los muertos y la vida del mundo futuro. Amén.

 

PADRE NUESTRO  

Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre; venga a nosotros tu Reino; hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden. No nos dejes caer en la tentación, y líbranos del mal. Amén.

AVE MARĺA

Dios te salve María, llena eres de gracia el Señor es contigo, bendita eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte.  Amén.

GLORIA

Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,por los siglos de los siglos. Amén.

LA SALVE

Dios te salve, Reina y Madre, de misericordia, vida, dulzura y esperanza nuestra: Dios te salve. A ti llamamos los desterrados hijos de Eva. A ti suspiramos gimiendo y llorando en este valle de lágrimas. Ea, pues, Señora, abogada nuestra, vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos. Y después de este destierro, muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre. ¡Oh clemente!, ¡oh piadosa!, ¡oh dulce Virgen María!

Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios, para que seamos dignos de alcanzar las promesas y gracias de nuestro Señor Jesucristo. Amén

CONSAGRACIÓN A LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA

Oh Señora mía, Oh Madre mía, yo me ofrezco enteramente a ti. Y en prueba de mi filial afecto te consagro en este día y para siempre, mis ojos, mis oídos, mi lengua, mi alma, mi vida y mi corazón; en una palabra, todo mi ser, y ya que soy todo tuyo, Oh, Madre de bondad, guárdame y defiéndeme cono hijo tuyo. Amén.

ACORDAOS

Acordaos, ¡oh Piadosísima Virgen María!, que jamás se ha oído decir, que ninguno de los que han acudido a (ti), protección, implorando tu asistencia y reclamando tu socorro, haya sido desamparado. Animado por esta confianza, a ti, también acudo, ¡Oh Madre, Virgen de las vírgenes!, y gimiendo bajo el peso de mis pecados me atrevo a comparecer ante tu presencia. ¡Oh Madre de Dios!, no deseches mis súplicas, antes bien, escúchalas y acógelas benignamente. Amén.

ACTO DE CONTRICIÓN

O Dios mío, vengo ante Ti, sediento de Tu Amor. Vengo reconociendo mi culpa, pues con mis pecados de pensamiento, palabra, obra y omisión te he dado vinagre a ti en tu Sed dolorosa. Pero sobre todo reconozco tu Misericordia y Amor Sediento por mí. Por eso arrepentido te pido perdón y hago propósito de no ofenderte más, y evitar las ocasiones de pecar. Amen.  

ACTO DE ENTREGA

A través de María te entrego Señor, todo lo que soy y lo que tengo. Te entrego, mis debilidades y pecados, mis virtudes, dones y méritos, en una palabra, me entrego totalmente a ti, para así encontrarme mejor con tu Hijo, este día, y así saciar Su Sed

EL ANGELUS

  • El Ángel del Señor anunció a María.

  • Y concibió por obra y gracia del Espíritu Santo (Ave María).

  • He aquí la esclava del Señor.

  • Hágase en mí según tu Palabra (Ave María).

  • Y el Verbo se hizo carne.

  • Y habitó entre nosotros (Ave María).

  • Ruega por nosotros. Santa Madre de Dios.

  • Para que seamos dignos de alcanzar las promesas y gracias de nuestro Señor Jesucristo. Amén.                                  

 

Oremos: Infunde Señor tu Gracia en nuestras almas, de modo que, habiendo conocido por anuncio del Ángel, el misterio de la encarnación de tu Divino Hijo, lleguemos por los méritos de Su Pasión y de su Cruz, a la gloria de la Resurrección. Te lo pedimos por el mismo Jesucristo nuestro Señor. Amén.

REGINA COELI (Desde el sábado de Gloria hasta Pentecostés).

  • Reina del cielo alégrate, Aleluya.

  • Porque el que mereciste llevar en tu seno, Aleluya.

  • Resucitó, según lo había predicho, Aleluya.

  • Ruega por nosotros a Dios, Aleluya.

  • Gózate y alégrate, Virgen María, Aleluya.

  • Porque Resucitó en verdad el Señor, Aleluya.

 

Oremos: Oh Dios, que has alegrado al mundo por la Resurrección de tu Hijo nuestro Señor Jesucristo; te rogamos nos concedas que, por la intercesión de la Virgen María su Madre, alcancemos los goces de la vida eterna. Amén.

ORACIONES ANTES DE SALIR AL APOSTOLADO

Querido Señor, el gran sanador, me arrodillo delante de ti, ya que todo don perfecto debe venir de Ti. Te pido que des a mis manos habilidad; a mi mente, clara visión; a mi corazón, amabilidad y mansedumbre. Unifica mi intención, fortaléceme para que pueda cargar con parte del peso de nuestros hermanos que sufren, y dame una verdadera compresión del privilegio que es hacer tal cosa. Toma de mi corazón todo engaño y mundanidad, que, con la fe sencilla de un niño, pueda confiar en ti. Amén.

 

- Canción o rezar un Ave María.

 

- Quédate con nosotros en el camino María.
- Guía cada paso que damos que nos lleve a Jesús, tu amado Hijo.

 - Ven con nosotros, María, ven. Amén.