DEVOCIONES PARTICULARES

CORONITA DE LA DIVINA MISERICORDIA 

Padre Nuestro

Ave María

Credo de los Apóstoles

 

En las cuentas grandes (del Rosario):

Padre Eterno, te ofrezco el Cuerpo, la Sangre, el Alma y la Divinidad de tu Amadísimo Hijo, Nuestro Señor Jesucristo, como propiciación de nuestros pecados y los pecados del mundo entero.

 

En las 10 cuentas pequeñas (de los misterios del Rosario):

Por su dolorosa Pasión.

R: Ten Misericordia de nosotros y del mundo entero.

 

Al finalizar (después de las cinco decenas):

Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal.

R: Ten Piedad de nosotros y del mundo entero (Tres veces).

 

O Sangre y agua que brotaste del Corazón de Jesús como una fuente inagotable de misericordia para nosotros, en ti confío. (Tres veces)

 

Jesús, en ti confío. Jesús manso y humilde de Corazón. Óyeme

OREMOS: Oh Dios Eterno en quien la misericordia es infinita y el tesoro de compasión inagotable, vuelve a nosotros Tu mirada bondadosa y aumenta Tu misericordia en nosotros para que en momentos difíciles no nos desesperemos ni nos desalentemos, sino que Tu santa voluntad que es el Amor y misericordia mismos,

 

ORACIÓN A SANTA TERESITA DEL NIÑO JESÚS

 

Querida Santa Teresita, patrona de las misiones y doctora del Amor Misericordioso. Yo me confío a tu dirección e intercesión. Te pido y confío que seas una verdadera hermana espiritual y compañera, maestra de los secretos de la Sed de Jesús y del Reino revelado a los pequeños y humildes. Santa Teresita, porque tú, Santa Teresa y yo compartimos un llamado común –“ser amor en el Corazón de la Iglesia”–, pido tu ayuda para poder abrazar el misterio de la pequeñez y pobreza con gozo, y de vivir sólo para complacer al Señor en pleno abandono y amor vivido a través de las cosas pequeñas. Amén.

ORACIÓN A SAN MIGUEL

San Miguel Arcángel, defiéndenos en la batalla; sé nuestro amparo contra la maldad y las asechanzas del Demonio. Reprímele, Oh, Dios, como rendidamente te lo suplicamos. Y tú, Príncipe de la Milicia Celestial, armado del poder Divino, precipita al infierno a Satanás y a todos los demás espíritus malignos que, para la perdición de las almas, vagan por el mundo. Amén.

ORACIÓN A SAN JOSÉ

Oh Glorioso San José, a ti recurrimos en nuestra tribulación. Oh Bienaventurado San José, y después de implorar el socorro de tu Santísima Esposa, a ti también te pedimos con encarecimiento y muy confiadamente, tu patrocinio. Te lo suplicamos por aquella caridad que te unió con la Inmaculada Virgen, Madre de Dios. Oh Glorioso San José, por el amor paternal con que abrazabas al Niño Jesús, humildes te rogamos, mires benigno, la herencia de Jesucristo, con tu poder y amparo. Amén.

OH JESÚS, ETERNO SACERDOTE

Mantén a tus sacerdotes, tus siervos, resguardados en tu Sagrado Corazón donde nada los pueda dañar. Mantén sus manos ungidas, que a diario tocan tu Cuerpo Sagrado, libres de mancha. Mantén puros sus labios, teñidos por tu Preciosa Sangre. Mantén puros sus corazones, sellados con las huellas sublimes de tu Glorioso Sacerdocio. Permite que tu Amor Santo los rodee y los proteja del contagio mundano. Bendice sus obras con abundantes frutos y que a las almas de las cuales se ocupan, aquí en la tierra, sean su gozo y consuelo, y que, en el cielo, sean su corona hermosa y duradera. Amén.

ORACIÓN POR LAS VOCACIONES

Oh Jesús, presente en el Santísimo Sacramento, que el Agua Viva de Tu Espíritu, traiga muchas nuevas vocaciones al servicio de la Iglesia: sacerdotes santos, hombres y mujeres fervorosos en la vida consagrada. Bendice a todas las familias con la gracia de una apertura al don de Tu llamado, a dedicarse totalmente a Ti, para que muchos jóvenes se acerquen a saciar Tu Sed de Amor entregándose completamente a Ti. María, Madre nuestra, acércanos a Jesús para que le sirvamos generosamente ahora y por siempre.

Santa Teresa de Calcuta, ruega por nosotros y por más vocaciones a la Iglesia. Amén.

CONSAGRACIÓN MC AL INMACULADO CORAZÓN DE MARÍA

Querida Madre y Reina de los Apóstoles, tú que formaste a Jesús nuestro Sacerdote y Salvador, y a quien presentaste en primicia al Padre y al mundo. Tú que te mantuviste al pie de la Cruz como el altar de Su Sacrificio y escuchaste Su grito de Sed por las almas. Tú que eres la Esposa del Espíritu y el canal de las aguas vivientes que sacian la Sed de Jesús, en su Cuerpo Místico, que sufre. Tu Corazón es un jardín de la Trinidad, quien es Amor, y tú quien diste existencia a la sociedad y que siempre serás su modelo y guía: en tus manos solemnemente consagro todo mi ser -todo lo que tengo y soy, mi pobreza y debilidad, mis dones y ministerio, mi deseo de santidad, mi celo por nuestro carisma y por las almas, mi voluntad entera y mi futuro – que tu hagas según tu voluntad, dentro de mí y a mi alrededor para que juntos podamos saciar la Sed de tu Hijo. Hazme como Jesús, y canaliza en mí la plenitud de los dones del Espíritu. Ayúdame a vivir siempre en el templo de tu Inmaculado Corazón, con docilidad, abandono y oración incesante, para la Gloria y alabanza de la Santísima Trinidad.  Amén. 

FÓRMULA DE CONSAGRACIÓN AL INMACULADO CORAZÓN DE MARÍA

Oh Señora mía y Madre mía, he sido llamado para Contemplar, Experimentar, Saciar y Proclamar el misterio de la Infinita Sed de Dios, revelado en el grito de Jesús en la Cruz: “Tengo Sed”. Esta es mi vocación, la única razón de mi existencia y el fin para el que fui creado. Pero soy pequeño, débil, pecador e incapaz de vivir esta mi vocación. Sé que lo que es imposible para mí, es posible para ti. Por eso hoy, yo: ............................................................ vengo ante ti como un pequeño niño pidiéndote que me abras tu Inmaculado Corazón para vivir perpetuamente en él.

 

Para poder entrar en tu Inmaculado Corazón, tan puro y tan humilde, yo renuevo mis promesas bautismales, renunciando para siempre a Satanás y a sus obras, al pecado, a todo odio y resentimiento, renunciando a las ilusiones y pensamientos del mundo y aceptando a tu hijo Jesucristo como mi Único Salvador y Señor.

 

Ahí, dentro de tu Inmaculado Corazón, quiero consagrarte mi vida: todo lo que soy y tengo, mi presente, pasado y futuro. Te doy mis pensamientos, palabras, obras, méritos, virtudes, defectos y hasta mis pecados. Te doy mi cuerpo, mente, y corazón con todos sus atributos y facultades. Te doy lo que más quiero: a mi familia y seres queridos, mi trabajo, (escuela), pertenencias, mi tiempo y mi salud, en una palabra: todo lo que soy y tengo.

 

Quiero que tú vivas tu vida en mí, de tal manera que lo que tú hagas, pienses, ames o hables sea a través de mí. Piensa tus pensamientos en mi mente, ama a través de mi corazón y sobre todo vive tu misión, vocación y espíritu en mí y a través de mí. Dame tus disposiciones y sentimientos. Corrige, ilumina y expande mis pensamientos y conductas. Toma mi entera personalidad, y remplázala con la tuya, que no sea yo quien viva, sino tú en mí. Y así, junto a ti, viviré el fin para el que fui creado: Contemplar, Experimentar, Saciar y Proclamar el misterio de Amor revelado en el grito de Jesús en la Cruz, “Tengo Sed”. Amén.

ACTO DE CONSAGRACIÓN AL SAGRADO CORAZÓN

Oh Sagrado Corazón de Jesús, a ti me consagro y ofrezco mi persona y mi vida, mis acciones, pruebas y sufrimientos, que todo mi ser, de este momento en adelante sea usado para amar, honrar y glorificarte. Esta es mi voluntad irrevocable, pertenecer enteramente a Ti y hacer todo por amor, renunciando con todo mi ser a todo lo que no te plazca.

 

Te tomo, Oh, Sagrado Corazón, como el único objeto de mi amor, la protección de mi vida, la promesa de mi salvación, el remedio de mi fragilidad e inconstancia, la reparación de todos los defectos de mi vida, y mi refugio seguro a la hora de mi muerte.

 

Se Tú, Oh, Corazón Misericordioso, mi justificación ante Dios tu Padre, y protégeme de Su ira que he merecido. Le temo a todo por mi propia debilidad y maldad, pero al colocar mi confianza entera en ti, Oh, Corazón Puro de Amor, espero todo de tu Bondad Infinita.  Aniquila en mi todo lo que te desagrade o se resista a ti. Imprime profundamente tu Amor Puro en mi corazón, que nunca me olvide de ti o que nunca sea separado de ti.

 

 Te imploro, a través de tu Bondad Infinita, concédeme que mi nombre se grabe en tu Corazón, porque es aquí que pongo toda mi felicidad y mi gloria, de vivir y morir como uno(a) de tus siervos(as) entregados(as). Amén.

ORACIÓN DE PLENA CONFIANZA AL SAGRADO CORAZÓN

Oh, Señor Jesucristo, a tu Sacratísimo Corazón, yo confío esta intención (mencionarla). Sólo mírame y luego haz lo que tu Amor te inspire. Que tu Sagrado Corazón decida… Cuento contigo… Confío en Ti… me abandono a tu Misericordia.  Señor Jesús, Tú no me fallarás. Sagrado Corazón de Jesús, yo creo en tu Amor por mí. Sagrado Corazón de Jesús, venga tu Reino. Sagrado Corazón de Jesús, te he pedido muchos favores, pero te imploro sinceramente por éste. Tómalo, colócalo en tu Corazón abierto. Cuando el Padre Eterno lo mire, lo vea cubierto de tu Preciosa Sangre.  Ya no será mi oración, sino tuya, Jesús. Sagrado Corazón de Jesús, pongo toda mi confianza en Ti, te pido no me falles. Amén.

ACTO DE REPARACIÓN AL SAGRADO CORAZÓN

  • - Señor, ten piedad de nosotros.

  •   Señor, ten piedad de nosotros.

  • -Cristo, ten misericordia de nosotros. 

  •  Cristo, ten misericordia de nosotros.

  • -Señor, ten misericordia de nosotros.

  •  Señor, ten misericordia de nosotros. 

  • -Cristo, óyenos.

  •  Cristo óyenos.

  • -Cristo escúchanos.

  •  Cristo, escúchanos.

  • -Dios, Padre Celestial, 

  •  Ten piedad de nosotros.

  • -Dios Hijo, Redentor del mundo.

  •  Ten piedad de nosotros.

  • -Dios Espíritu Santo.

  •  Ten piedad de nosotros.

  • -Santísima Trinidad, que eres un solo Dios.

  •  Ten piedad de nosotros.

  •  

  • A cada invocación respondemos:

  • “Nosotros te consolaremos, Oh Señor”

  •  

  • Por el olvido y la ingratitud de los hombres,

  • Por la manera que se te abandona en Tu Santo Sagrario,

  • Por los crímenes de los pecadores,

  • Por el odio de los impíos,

  • Por las blasfemias pronunciadas en tu contra,

  • Por los sacrilegios que profanan tu Sacramento de Amor,

  • Por los ultrajes contra tu divinidad,

  • Por las injurias de las cuales Tú eres la víctima adorable,

  • Por la frialdad de la gran parte de tus hijos,

  • Por el desprecio a tu invitación amorosa,

  • Por la infidelidad de quienes se llaman tus amigos,

  • Por el abuso a tu gracia,

  • Por nuestra propia infidelidad,

  • Por la dureza incomprensible de nuestros corazones,

  • Por nuestra demora en amarte,

  • Por nuestra tibieza a tu servicio santo,

  • Por tu amarga tristeza al perder las almas,

  • Por tu larga espera a la puerta de nuestros corazones,

  • Por el desprecio cruel que te hiere,

  • Por tus suspiros amorosos,

  • Por tus lágrimas amorosas,

  • Por tu encarcelamiento amoroso,

  • Por tu muerte amorosa,

  • Oremos: ¡Oh Jesús!  Salvador Divino, de cuyo Corazón brota esta queja amarga, "Busqué quien me diera consuelo, y no encontré a nadie", acepta con bondad el consuelo débil que te ofrecemos, y ayúdanos de manera tan ponderosa con tu gracia, que podamos, de aquí en adelante, evitar más y más todo lo que no te plazca, y llegar a ser en todo, y en todas partes y para siempre, tus más fieles y devotos siervos.  Te lo pedimos por tu Sagrado Corazón, Oh Señor, quien vive y reina con el Padre y el Espíritu Santo que es un solo Dios, por los siglos de los siglos.  Amén.

LETANĺA AL SAGRADO CORAZÓN

LETANĺA AL SAGRADO CORAZÓN

 

-Señor, ten piedad de nosotros.

 Señor, ten piedad de nosotros.

-Cristo, ten piedad de nosotros. 

 Cristo, ten piedad de nosotros.

-Señor, ten piedad de nosotros. 

 Señor, ten piedad de nosotros. 

-Cristo, óyenos. Cristo, óyenos.

-Cristo, escúchanos. Cristo, escúchanos.

 

A cada invocación respondemos:

“Ten piedad de nosotros”

-Dios, Padre Celestial,

-Dios Hijo, Redentor del mundo,

-Dios, Espíritu Santo,

-Santísima Trinidad, que eres un solo Dios,

-Corazón de Jesús, Hijo del Eterno Padre,

-Corazón de Jesús, formado en el seno de la Virgen Madre por el           

  Espíritu Santo,

-Corazón de Jesús, unido sustancialmente al Verbo de Dios,

-Corazón de Jesús, de infinita majestad,

-Corazón de Jesús, templo Santo de Dios,

-Corazón de Jesús, Tabernáculo de Altísimo,

-Corazón de Jesús, casa de Dios y puerta del cielo,

-Corazón de Jesús, horno ardiente de caridad,

-Corazón de Jesús, Santuario de la justicia y del Amor,

-Corazón de Jesús, lleno de bondad y de Amor,

-Corazón de Jesús, abismo de todas las virtudes,

-Corazón de Jesús, digno de toda alabanza,

-Corazón de Jesús, Rey y centro de todos los corazones,

-Corazón de Jesús, en quien se hallan todos los tesoros de la sabiduría y la ciencia,

-Corazón de Jesús, en quien reside toda la plenitud de la divinidad,

-Corazón de Jesús en quien el Padre se complace,

-Corazón de Jesús, de cuya plenitud todos hemos recibido,

-Corazón de Jesús, deseo de los eternos collados,

-Corazón de Jesús, paciente y lleno de misericordia,

-Corazón de Jesús, generoso para todos los que te invocan,

-Corazón de Jesús, fuente de vida y santidad,

-Corazón de Jesús, propiciación por nuestros pecados,

-Corazón de Jesús, colmado de oprobios,

-Corazón de Jesús, triturado por nuestros pecados,

-Corazón de Jesús, hecho obediente hasta la muerte,

-Corazón de Jesús, traspasado por una lanza,

-Corazón de Jesús, fuente de todo consuelo,

-Corazón de Jesús, vida y resurrección nuestra,

-Corazón de Jesús, paz y reconciliación nuestra,

-Corazón de Jesús, víctima de los pecadores,

-Corazón de Jesús, salvación de los que en ti esperan,

-Corazón de Jesús, esperanza de los que en ti mueren y esperan,

-Corazón de Jesús, delicia de todos los santos,

 

-Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo.  

Perdónanos, Señor.

-Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo.

Óyenos, Señor.

-Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo.

Ten piedad y misericordia de nosotros.

 

Oremos: Oh Dios Todopoderoso y Eterno, mira el Corazón de tu amantísimo Hijo, las alabanzas y satisfacciones que en nombre de los pecadores te ofrece, y concede el perdón a éstos que piden misericordia en el Nombre de tu mismo Hijo, Jesucristo, el cual vive y reina contigo por los siglos de los siglos. Amén.

EL SANTO NOMBRE DE JESÚS

 -Señor, ten piedad de nosotros.                                                                

  Señor, ten piedad de nosotros.

 -Cristo, ten piedad de nosotros.                                                      

  Cristo, ten piedad de nosotros.

 -Señor, ten piedad de nosotros.                                                      

  Señor, ten piedad de nosotros. 

-Cristo, óyenos.

 Cristo, escúchanos.

 

A cada invocación respondemos:

“Ten Piedad de nosotros”

Dios, Padre Celestial,

Dios Hijo, Redentor del mundo,

Dios, Espíritu Santo,

Santísima Trinidad, que eres un solo Dios,

Jesús, Hijo de Dios vivo,

Jesús, esplendor del Padre,

Jesús, pureza de la Luz Eterna,

Jesús, Rey de la gloria,

Jesús, sol de justicia,

Jesús, hijo de la Virgen María,

Jesús, amable,

Jesús, admirable,

Jesús, Dios fuerte,

Jesús, Padre del siglo futuro,

Jesús, mensajero del plan divino,

Jesús, Todopoderoso,

Jesús, pacientísimo,

Jesús, obedientísimo,

Jesús, manso y humilde de corazón,

Jesús, amante de la castidad,

Jesús, amador nuestro,

Jesús, Dios de la paz,

Jesús, autor de la vida,

Jesús, modelo de virtudes,

Jesús, celoso de la salvación de las almas,

Jesús, nuestro Dios,

Jesús, nuestro refugio,

Jesús, padre de los pobres,

Jesús, tesoro de los fieles,

Jesús, buen pastor,  

Jesús, verdadera luz,

Jesús, sabiduría eterna,

Jesús, bondad infinita,

Jesús, camino y vida nuestra,

Jesús, alegría de los ángeles,

Jesús, rey de los patriarcas,

Jesús, maestro de los apóstoles,

Jesús, doctor de los evangelistas,

Jesús, fortaleza de los mártires,

Jesús, luz de los confesores,

Jesús, pureza de las vírgenes,

Jesús, corona de todos los santos,

 

Senos propicio, Perdónanos Jesús.

Senos propicios, Escúchanos Jesús.

De todo mal, líbranos Jesús.

De todo pecado, líbranos Jesús.

De tu ira, líbranos Jesús.

De las asechanzas del demonio, líbranos Jesús.

Del espíritu impuro, líbranos Jesús.

De la muerte eterna, líbranos Jesús.

Del menosprecio de tus inspiraciones, líbranos Jesús.

Por el misterio de tu santa Encarnación, líbranos Jesús.

Por tu nacimiento, líbranos Jesús.

Por tu infancia, líbranos Jesús.

Por tu divinísima vida, líbranos Jesús.

Por tus trabajos, líbranos Jesús.

Por tu agonía y Pasión, líbranos Jesús.

Por tu Cruz y desamparo, líbranos Jesús.

Por tu muerte y sepultura, líbranos Jesús.

Por tu Resurrección, líbranos Jesús.

Por tu Ascensión, líbranos Jesús.

Por tu institución de la Santísima Eucaristía, líbranos Jesús.

Por tus gozos, líbranos Jesús.

Por tu gloria, líbranos Jesús.

 

  • Cordero de Dios que quitas los pecados del mundo, Perdónanos, Jesús.

  • Cordero de Dios que quitas los pecados del mundo, Escúchanos, Jesús.

  • Cordero de Dios que quitas los pecados del mundo,

  • Ten misericordia de nosotros, Jesús.

  • Jesús, óyenos. Jesús, óyenos.

  • Jesús, escúchanos. Jesús, escúchanos.

 

Oremos: Te pedimos Señor, que quienes veneramos el Santísimo Nombre de Jesús, disfrutemos en esta vida de la dulzura de su gracia y de su gozo eterno en el Cielo. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

LETANÍA DEL ESPÍRITU SANTO

-Señor, ten piedad de nosotros.

 Señor, ten piedad de nosotros.

-Cristo, ten piedad de nosotros.

 Cristo, ten piedad de nosotros.

-Señor, ten piedad de nosotros. 

 Señor, ten piedad de nosotros. 

-Cristo, óyenos.

 Cristo, óyenos.

-Cristo, escúchanos.

 Cristo, escúchanos.

 

A cada invocación respondemos:

“Ten piedad de nosotros”

 

Dios, Padre Celestial,

Dios Hijo, Redentor del mundo,

Dios, Espíritu Santo,

Espíritu Santo, quien procede del Padre y del Hijo,

 

 

A cada invocación respondemos:

“Te rogamos, óyenos”

 

Espíritu Santo, coligual con el Padre y con el Hijo,

Promesa del Padre, el más bondadoso y benigno,

Regalo del Altísimo,

Rayo de luz divina,

Autor de todo lo bueno,

Fuente de agua viva,

Amor que arde,

Fuego que consume,

Unción espiritual,

Espíritu de verdad y poder,

Espíritu de sabiduría y comprensión,

Espíritu de consejo y fortaleza,

Espíritu de ciencia y de piedad,

Espíritu de temor de Dios,

Espíritu de compunción y penitencia,

Espíritu de gracia y de oración,

Espíritu de caridad, paz y gozo,

Espíritu de paciencia, longanimidad y bondad,

Espíritu de benignidad, continencia y castidad,

Espíritu consolador,

Espíritu santificador,

Espíritu de adopción de los Hijos de Dios,

Quien desde el principio se movió sobre las aguas,

Por cuya inspiración hablaron los hombres santos de Dios,

Quien cooperó en la milagrosa concepción del Hijo de Dios,

Quien descendió sobre Él en su Bautismo,

Quien desde el día de Pentecostés se apareció como lenguas de fuego sobre los discípulos de Nuestro Señor,

Por quien nosotros también nacimos,

Quien mora dentro de nosotros,

Quien gobierna la Iglesia,

Quien llena todo el mundo,

Espíritu Santo, Óyenos.

Que escribas tu ley en nuestros corazones,

Que ilumines nuestros corazones con tu luz,

Que nos inflames con el fuego de tu Amor,

Que nos colmes con los tesoros de tu gracia,

Que nos enseñes a pedirlos de acuerdo con tu voluntad,

Que nos ilumines con tus santas inspiraciones,

Que nos conduzcas en el camino de tus Mandamientos,

Que nos mantengas cerca de Ti por tu poder de atracción,

Que nos concedas tan sólo la sabiduría que nos sea necesaria,

Que nos hagas obedientes a tus inspiraciones,

Que nos enseñes a orar, y Tú mismo ores con nosotros,

Que nos colmes de amor hacia nuestros hermanos,

Que nos inspires con el terror a la maldad,

Que nos dirijas en la práctica de todo lo bueno,

Que nos concedas las gracias de todas las virtudes,

Que nos hagas perseverar en la justicia,

Que Tú seas nuestra eterna recompensa,

 

-Cordero de Dios que quitas los pecados del mundo,  

 Perdónanos, Jesús.

-Cordero de Dios que quitas los pecados del mundo,

Escúchanos, Jesús.

-Cordero de Dios que quitas los pecados del mundo,

 Ten misericordia de nosotros, Jesús.

-Espíritu Santo, óyenos,

 Espíritu Santo, óyenos.

-Espíritu Santo, escúchanos.

 Espíritu Santo, escúchanos.

-Crea en nosotros un nuevo corazón, Oh Dios.

 Y renueva nuestro espíritu.

 

Oremos: Concédenos, Oh Padre Misericordioso, que tu Espíritu Divino ilumine, inflame y limpie nuestros corazones, que nos penetre con su rocío divino y nos haga fieles en todas las obras buenas, a través de Cristo, Nuestro Señor.  Amén.

LETANÍA DE LA HUMILDAD

Señor, ten piedad de nosotros,

 Señor, ten piedad de nosotros.

-Cristo, ten piedad de nosotros,

 Cristo, ten piedad de nosotros.

-Señor, ten piedad de nosotros,

 Señor, ten piedad de nosotros.

-Cristo escúchanos,

Cristo escúchanos.

-Dios, Padre celestial,  

 Ten piedad de nosotros.

-Dios Hijo Redentor del mundo,

 Ten piedad de nosotros.

-Dios Espíritu Santo,

 Ten piedad de nosotros.

-Santísima Trinidad que eres un solo Dios,

 Ten piedad de nosotros.

-Oh Jesús, manso y humilde de corazón, haz nuestros corazones como el tuyo.

 

A cada invocación respondemos:

“Líbrame Jesús”

Del deseo de ser estimado,

Del deseo de ser amado,

Del deseo de ser exaltado,

Del deseo de ser honrado,

Del deseo de ser alabado,

Del deseo de ser preferido a otros,

Del deseo de ser consultado,

Del deseo de ser acogido,

Del deseo de ser popular,

Del temor de ser humillado,

Del temor de ser despreciado,

Del temor de ser reprendido,

Del temor de ser calumniado,

Del temor de ser olvidado,

Del temor de ser ridiculizado,

Del temor de que desconfíen de mí,

 

A cada invocación respondemos:

“Jesús, concédeme la gracia de desearlo”

 

Que otros sean más amados que yo,

Que otros sean más estimados que yo,

Que a los ojos del mundo otros crezcan y yo decrezca,

Que otros sean elegidos y yo sea dejado de lado,

Que otros sean alabados y yo pase desapercibido,

Que otros sean preferidos antes que yo,

Que otros lleguen a ser más santos que yo, dado por supuesto que llegue yo a ser tan santo como debiera,

 

-Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo,  

  Líbranos, Oh Señor.

-Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo,

 Escúchanos, Oh Señor.

-Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo,

Ten misericordia de nosotros, Oh Señor.

 

Oremos: Oh Jesús, qué siendo Dios, te humillaste hasta la muerte, y muerte de Cruz, para ser ejemplo perenne que confunda nuestro orgullo y amor propio. Concédenos la gracia de aprender y practicar tu ejemplo, para que humillándonos como corresponde a nuestra miseria aquí en la tierra, podamos ser ensalzados hasta gozar eternamente de ti en el cielo. Amén.

LETANÍA DE LA PASIÓN DE NUESTRO SEÑOR

-Señor, ten piedad de nosotros.

Señor, ten piedad de nosotros.

-Cristo, ten misericordia de nosotros. 

Cristo, ten misericordia de nosotros.

-Señor, ten misericordia de nosotros. 

Señor, ten misericordia de nosotros. 

-Cristo, óyenos. Cristo, escúchanos.

 

A cada invocación respondemos:

 “Ten piedad de nosotros”

 

  • Dios, Padre Celestial, 

  • Dios Hijo, Redentor del mundo,

  • Dios, Espíritu Santo,

  • Santísima Trinidad, un solo Dios,

  • Jesucristo, quien, por nuestra redención bajo del cielo,

  • Jesucristo, quien nació de la gloriosa Virgen María,

  • Jesucristo, quien por nosotros se hizo esclavo,

  • Jesucristo, quien se acostó en un pesebre,

  • Jesucristo, quien se dignó a llorar como pecador,

  • Jesucristo, quien mortificó su cuerpo con hambre y sed,

  • Jesucristo, quien por nosotros siguió en oración, hasta sudar sangre;

  • Jesucristo, quien sufrió la traición de Judas con un beso,

  • Jesucristo, quien fue llevado y tirado al piso,

  • Jesucristo, quien sufrió al ser puesto en aprendizaje con las manos atadas,

  • Jesucristo, quien fue traído ante los sacerdotes y fue falsamente acusado,

  • Jesucristo, quien fue golpeado en la cara con bofetadas,

  • Jesucristo, de quien se burlaron con diversos reproches,

  • Jesucristo, quien fue entregado a Poncio Pilatos,

  • Jesucristo, quien fue amarrado a una columna y azotado hasta sangrar,

  • Jesucristo, quien fue vestido con una prenda morada por los soldados,

  • Jesucristo, quien fue coronado con espinas duras y filosas,

  • Jesucristo, quien a menudo escuchó estas palabras crueles: ¡Crucifíquenlo!,

  • Jesucristo, quien, cansado y agotado, cargó con el peso de la Cruz,

  • Jesucristo, quien, al ser colgado en la Cruz, lo hicieron acompañante de ladrones,

  • Jesucristo, quien, al atarle las manos y pies de la cruz, fue blasfemado por quienes pasaban,

  • Jesucristo, cuya cara hermosa la dejaron como a la de un leproso,

  • Jesucristo, quien oraste al Padre por quienes te crucificaron, y quien escuchaste al ladrón en la cruz,

  • Jesucristo, quien recomendaste tu querida Madre a San Juan,

  • Jesucristo, quien fue traspasado con una lanza y redimió al mundo con su propia sangre,

  • Jesucristo, quien fue colocado en el sepulcro,

  • Jesucristo, quien ascendió de los muertos al tercer día,

  • Jesucristo, quien después de cuarenta días, ascendió al cielo,

  • Jesucristo, quien está sentado a la derecha del Padre,

  • Jesucristo, quien vendrá a juzgar a vivos y muertos,

 

  • Cordero de Dios que quitas los pecados del mundo, Perdónanos, Jesús.

  • Cordero de Dios que quitas los pecados del mundo, Escúchanos, Jesús.

  • Cordero de Dios que quitas los pecados del mundo,

Ten misericordia de nosotros, Jesús.

  • Cristo, óyenos, Cristo, óyenos.

  • Cristo, escúchanos, Cristo, escúchanos.

  • Señor, ten piedad de nosotros, Ten piedad de nosotros.

  • Cristo, ten piedad de nosotros, Ten piedad de nosotros.

  • Señor, ten piedad de nosotros, Ten piedad de nosotros.

 

Padre Nuestro…

Oremos: Te pedimos, Oh Señor Jesucristo, que la Santísima Virgen María interceda por nosotros por tu clemencia, ahora y en la hora de nuestra muerte, quien a la hora de su Pasión le fue traspasado su Corazón con una espada de dolor.  Amén. 

LETANÍA DE LA SED DIVINA (SITIO)

Señor, ten piedad de nosotros.

Ten piedad de nosotros.

Cristo, ten misericordia de nosotros. 

Ten misericordia de nosotros.

Señor, ten misericordia de nosotros. 

Ten misericordia de nosotros. 

Cristo, óyenos.

Cristo, escúchanos.

                          

Dios, Padre Celestial, Ten Piedad de nosotros.

Dios Hijo, Redentor del mundo, Ten piedad de nosotros.

Dios, Espíritu Santo, Ten piedad de nosotros.

Santísima Trinidad, un solo Dios, Ten piedad de nosotros.

 

A cada invocación respondemos:

 “Yo te sacio”

 

Padre Celestial, Amor ilimitado,

Padre Celestial, vertido a sí mismo en el Hijo,

Padre Celestial, anhelando amar y ser amado por el Hijo,

Hijo Eterno, reserva del amor del Padre,

Hijo Eterno, palabra y canal de la Sed del Padre,

Hijo Eterno, anhelando amar y ser amado por el Padre,

Espíritu Santo, unión de amor entre el Padre y el Hijo,

Espíritu Santo, llama viviente de la Sed de la Trinidad,

Espíritu Santo, aguas vivientes saciando al Padre y al Hijo,

 

A cada invocación respondemos:

“Atráeme”

 

-  Señor Jesús, quien revela la Sed de la Trinidad, 

-  Señor Jesús, cuya Sed se refleja en la creación,

- Señor Jesús, cuyo Espíritu enseñó a los profetas a tener esperanza por las aguas vivientes,

- Señor Jesús, cuyo deseo por unir a Dios y hombre se prefiguró    en el convenio de Israel, 

- Señor Jesús, quien mira nuestra sed en tu encarnación,

- Señor Jesús, la Palabra del Padre hecha carne,

- Señor Jesús, vaciándote por la Sed por nosotros en tu vida escondida,

- Señor Jesús, canal de la Sed del Padre por tu palabra y señal en tu vida pública,

- Señor Jesús, quien revela la plenitud de la Sed del Amor de la Trinidad en tu sagrada Pasión,

- Señor Jesús, quien pusiste corona a tu trabajo de revelación y salvación con tus palabras en la Cruz: "TENGO SED",

- Señor Jesús, revelando el triunfo de la Sed divina en tu gloriosa Resurrección,

- Señor Jesús, atrayéndonos en tu comunión con la Sed del Padre por tu Ascensión,

- Señor Jesús, derramándote por la Sed de la Trinidad por nosotros a través del regalo de tu Espíritu Santo,

- Señor Jesús, nutriendo el regalo de tu Sed en nosotros a través de la presencia de Nuestra Señora,

- Señor Jesús, trayendo tu Sed al mundo por tu Iglesia,

- Señor Jesús, hablándonos de la Sed del Padre en tu Palabra,

- Señor Jesús, que nos comunicas Tú Sed a través de los Sacramentos,

- Señor Jesús, sediento de nosotros a través de tu llamado a servirte,

- Señor Jesús, sediento de estar con nosotros a través del regalo de morar dentro de nosotros,

- Señor Jesús, dándonos a probar de tu Sed en la oración,

- Señor Jesús, permitiéndonos saciarte en los pobres,

- Señor Jesús, pidiéndonos compartir tu Sed en nuestras pruebas y cruces,

- Señor Jesús, mostrándonos la profundidad de tu Sed, tu misericordia y perdón,

- Señor Jesús, proveyéndonos tu Sed en nuestras vidas diarias para tu Providencia,        

- Señor Jesús, pidiéndonos abrir tu Sed a través de nuestra confianza,

- Señor Jesús, pidiéndonos tener sed de Ti a cambio de nuestra entrega total,

- Señor Jesús, invitándonos a saciarte a Ti y a los demás a través de nuestra alegría,

- Señor Jesús, llamándonos a compartir tu Sed por almas a través de tu celo,

- Señor Jesús, preparándonos para la medida total de tu Amor Sediento por toda la eternidad,

 

  • Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo, Perdónanos Señor.

  • Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo,

Óyenos Señor.

  • Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo,

Ten piedad de nosotros.

 

Oremos: Padre Celestial, Tú nos has revelado la profundidad de tu Amor en la Sed de Tu Hijo, Jesucristo, danos de beber de las Aguas Vivientes de la efusión abundante de Tu Espíritu, llénanos siempre de gratitud y concédenos la gracia de saciarte y llevar la buena nueva de Tu Sed al mundo, para que seamos dignos de las promesas de Cristo. Amén.

CORONITA DE LA DIVINA PROVIDENCIA

DIRIGE “Nuestro auxilio está en el nombre del Señor”

RESPUESTA “Que hizo del Cielo y la Tierra”

 

USAR UN ROSARIO

 

EN LUGAR DEL PADRE NUESTRO (En Cada Misterio)

DIRIGE: Sacratísimo Corazón de Jesús

RESPUESTA. Ayúdanos

DIRIGE Purísima Corazón de María 

RESPUESTA ayúdanos

 

EN LUGAR DEL AVE María (En Cada Misterio)

DIRIGE Santísima providencia de Dios

RESPUESTA. Socorrernos

 

EN LUGAR DEL GLORIA (En Cada Misterio)

DIRIGE Míranos ¡o Madre! Con tus ojos de piedad

RESPUESTA. Socorrernos ¡Oh Reina! con tu Caridad

 

AL FINAL

DIRIGE ¡Oh, Padre, Hijo, Espíritu Santo, María estas gracias las pedimos por la sangre de nuestro Señor caridad!

RESPUESTA. Amen

 

DIRIGE. San José

RESPUESTA. Ruega por nosotros

 

DIRIGE. Santa Teresa de Calcuta, todos los santos y ángeles

RESPUESTA. Ruega por nosotros

 

DIRIGE. Por las almas del purgatorio

RESPUESTA. Dales, Señor el Descanso, y la luz perpetua las ilumine. Que descansen en paz

                                      

DIRIGE. Por nuestros familiares, amigos y bienhechores

RESPUESTA. dígnate, señor por la gloria de tu Santo Nombre, dar a todos los que nos hacen el bien el regalo de la Vida Eterna. Amen

CORONITA TENGO SED

Señal de la Cruz

Oremos. Padre, tu Hijo dijo “vengan a mí los sedientos”. Yo estoy sediento de ti y de tu amor. Vengo como un pequeño niño, y desde el corazón de María, te suplico me des la oportunidad de saciarte y ser saciado recibiendo tu amor tan rechazado y amándote a su vez. Estoy aquí, hazme experimentar tu infinito, sediento amor y llena mi corazón de tu puro amor para poder amarte como mereces. Por Cristo nuestro Señor. Amen

(Se usa un rosario y se va haciendo decenarios con las cuentas del Rosario).

(En el lugar del padre Nuestro) Señor Jesús, en el corazón de María, muéstranos tu sediento amor.  

(En lugar del Ave María) Señor Jesús, creo en tu “tierno” amor por mí, te amo.

(se puede hacer muchos decenarios, los que queramos)

(Cuando hallas terminado).

 Oremos. Como pequeño niño en el Corazón de María acepto tu amor sediento. Quiero recibir tu amor para poder así amarte en los más necesitados y ser así canal de tu amor para todos. Transfórmame con tu amor como lo hiciste con el corazón Inmaculado de María. Por Cristo Ntro. Señor. Amen

Señal de la Cruz