Apostolado

SE NOS HA DADO 3 ENCOMIENDAS

Según Juan 19:25-37

La Virgen Maria: "danos tu Corazon" (Juan 19:25-27)

 

Cristo crucificado: "Tengo Sed", "Tu me lo hiciste a mi" (Juan 19:28-30)

El mensaje de la sed de Cristo al mundo, (Juan 19:31-37)

36280481_552163085180391_186294090929379
pascua-cristianismo-copyspace-fondo_1421-13_edited_edited.jpg
cross_edited.jpg

La Triple Encomienda de la Sociedad MC: ( Jn.19: 25-37 )

 

La razón y la fuente de nuestro triple ministerio se encuentran en la triple encomienda hecha a San Juan en el Calvario:

 

- El don de Jesús a su Madre, como lugar y camino de encuentro con

- Su grito de sed, 

- y Su Corazón traspasado.  

 

Estas tres "encomiendas" que rodean el grito de sed de Jesús (Jn.19, 25-37) están íntimamente relacionadas en el plan de Dios y en nuestro carisma. Juntos forman un "tríptico de gracia", un solo misterio y el patrón divino para revelar y canalizar la "sed de Su Corazón" (MT).

 

Esta triple encomienda proporciona la clave, para el MTS y para todo nuestro pueblo, para acercarse y vivir el misterio de la sed de Jesús por ellos.  Desde la gracia de la Madre en el tren, estas encomiendas se han convertido en nuestra herencia especial en la Iglesia, y la razón y el fundamento de todo nuestro ministerio.

Por favor  pasas las diapositivas 

Presentation1_edited.jpg

PRIMERA ENCOMIENDA La Virgen Maria: "Danos tu Corazon".
"he aqui tu madre; he aqui tu hijo" (Juan 19:25-27)

Compartir y servir el Carisma del Corazon de Maria en la Cruz, en nosotros y en el MTS

 Esto es servir a la presencia y misión del Inmaculado Corazon dentro del Movimiento Tengo Sed (MTS) edificando el carisma que hemos recibido de Ella a través de la Madre, empezando primero con nosotros mismos; y brindando apoyo en nuestra vocación miembros del MTS a comunidades e individuos, asegurando que todos nosotros, desde los que están iniciando hasta los coordinadores, hallamos encontrado la sed de Jesús, y no sólo continuamos en ese encuentro de fe diariamente (JPII, 7 de septiembre de 1997), sino que profundizamos en su gracia. En esto debemos animarnos y servirnos unos a otros, porque si no lo hacemos, nadie más lo hará: el carisma se debilitará y los pobres sufrirán más por nuestra propia falta de santidad de la que dependen su salvación y santificación de muchas maneras.[1]

Nuestro primer apostolado, es entonces, buscar profundizar mi relación con el inmaculado Corazón de Maria, como niño entrar en su Corazón, y pedirle que ella nos de su Corazon "tan puro" y "tan Humilde". Para que ella nos siga diariamente conduciendo al encuentro personal con las "profundidades infinitas del anhelo de Dios de amar y Ser amado". 

Segundo Apostolado en esta primer encomienda, abarca todo lo que podemos hacer para que otros, en el MTS tengan el  Encuentro  con la infinita sed de Dios de amar y ser amado y que diariamente profundicen en este encuentro. 

 

Nuestra primera y más importante tarea es cuidar el carisma y, por lo tanto, lógicamente, de aquellos llamados a ser portadores del carisma: todo el resto de nuestro ministerio y alcance a los pobres fluirá de esto en el poder y la abundancia del Espíritu Madre recibido de Nuestra Señora por nuestro bien.”[2]

[1] adaptación del documento Misión y Ministerio. P Joseph Langford MC

[2] P Joseph Langford MC, Misión y Ministerio, 2010

Evangelizar es hacer presente el amor de Dios, por eso es tan importante, la caridad, como canal el amor de Dios en acción.